العربية简体中文繁體中文EnglishFrançaisहिन्दीItaliano日本語PortuguêsEspañol

2013

Enero 2013

Viajar y Comer Sano

El reto

Dentro de mis andares me de dado cuenta que comer sano es uno de mis retos cuando viajo. Primero porque ingiero mis comidas básicas en tamaños pequeños, y segundo porque en medio de estas comidas siempre como frutas, nueces, o batidos etc.

La solución

He encontrado que la solución para las picadas entre comidas es mas fácil de manejar y lo que hago es llevar bolsitas de almendras, nueces y frutas secas que combino con las semillas. Normalmente encuentro bananos, si mi viaje es en las Américas, y si no hay banano busco manzana, lyches, ciruelas y otras frutas que se puedan comer individualmente y sin cubiertos. Según algunos doctores y científicos, el banano tiene dos propiedades; una que ayuda a bajar la acidez estomacal y la otra una propiedad antibacterial. Esto es especialmente bueno cuando viajamos y comemos platos a los que nuestra digestión no está acostumbrada a manejar. Las ciruelas, frescas o secas ayudan mucho con la digestión y a mover los intestinos que a veces se vuelven lentos después de viajes muy largos. El avión reseca y debemos mantenernos muy hidratados para obtener una buena digestión durante y después del vuelo. Además es recomendable para rutas muy largas, el comer pocas carnes rojas, panes y dulces y en contrapuesta comer muchas vegetales y productos ligeros como el pescado.

Para las tres comidas básicas del día hay unos truquitos… El primero es nunca ir a un Brunch o a un desayuno de buffet. En estos tipos de eventos se sabe que se come mucho mas de lo que el cuerpo está acostumbrado, y como estamos pagando un precio fijo y hay muchísima variedad de alimentos, nos servimos una cantidad mayor.
Es preferible pedir a la carta y comer la cantidad a la que estamos acostumbrados, variando el producto por uno de esos deliciosos que nos ofrecen las otras culturas gastronómicas.

El segundo es el almuerzo y aquí también tengo un maravilloso tip… Los restaurantes famosos tienen menús completos a un precio fijo mucho mas económicos que a la hora de la cena y de tamaños perfectos. Ofrecen entrada, plato fuerte, ensalada y postre por una cuarta parte del valor nocturno. Esto nos deja degustar las maravillas de miles de chef famosos del mundo, sin dejar la billetera completa en uno solo.

El tercero es: Para la cena elija un lugar de comida ligera. Le costará mucho menos, se ira a dormir muy tranquilo y no tendrá pesadillas. Irse a dormir con la barriga llena es malo para la digestión, el reflujo y da pesadillas!!!

Bueno espero que con esta corta guía puedan gozar de todas sus experiencias alrededor del mundo y además vuelvan a casa sintiéndose feliz y sin ganar peso ni malestares estomacales.